lunes, 14 de octubre de 2013

MUERTE INFANTIL: UN CRIMEN CORPORATIVO

Por Dr. Rodolfo Puente Ferro (')



 La ONG llamada Humaniun informa que doce (12) millones de niños menores de cinco años mueren anualmente. Las causas principales son por diarrea, hambre, malaria, neumonía.


El hambre es la causa principal. Entre un 30% y un 50% de las defunciones de menores de cinco años están relacionadas con el hambre. La UNICEF estima que 150 millones de niños sufren carencias nutricionales que afectan de manera irreversible a su salud.



El marasmo y el washiorkor, que son  la máxima expresión del hambre crónica, es el preludio de la muerte del niño por hambre.



Según estimaciones de la UNICEF y de la OMS, casi una de cada cinco muertes infantiles en el mundo, o sea dos (2) millones de fallecimientos de niños menores de cinco años, están asociadas a la neumonía.



La diarrea sigue siendo una de las principales causas de mortalidad antes de los cinco años. La OMS calcula unos cinco episodios de diarreas anuales por niño y en 800 000 los fallecimientos debido a la deshidratación que provoca.



El paludismo es también de las mayores causas de defunción entre los niños. En lo que se refiere a los menores de 5 años, aproximadamente un millón puede relacionarse con esta enfermedad.



Los doctores Rodrigo Álvarez Cambra y Julián Álvarez Blanco  con quienes trabajé por más de un año en un hospital africano, fueron testigos excepcionales de esta tragedia humanitaria. Escuchamos los llantos de las madres por el hijo muerto y, ocasionalmente, vimos las madres felices por el  niño salvado.



En marcado contraste con las horripilantes cifras anteriores, la revista Panorama Mundial del 13 de septiembre y posteriormente Granma con fecha 20 de septiembre, publicaron los datos de las diez corporaciones que más dinero ganan con  las guerras: siete son norteamericanas, una de la Unión Europea y las otras dos de Gran  Bretaña e Italia, respectivamente. Producen armadura de misiles, electrónica y tecnología aeroespacial; artillería,  misiles, aeronaves electrónicas, etc. Todas las  armas sofisticadas para matar sin distinción de razas, etnias, religiones, edades.



¿Cuántos niños han muerto por estas guerras provocadas para mantener las ganancias de las corporaciones? 



El Banco Mundial anuncia que pretende reducir en un cincuenta por ciento la mortalidad infantil para el año 2015 ¡OJALA!



¿Se incluyen en las estadísticas a los niños muertos de Serbia, Montenegro, Afganistán, Iraq, Libia  y los niños que morirán en Siria?


De lo que sí nadie tiene la menor duda es que las corporaciones han calculado muy bien sus millonarias ganancias y la exactitud del poder letal de sus sofisticadas armas. 

(') El Dr. Rodolfo Puentes Ferro es un humanista.  Especialista cubano de segundo grado en pediatría y de primer grado en laboratorio. En un hospital pediátrico que dirigió tenía grabado en letras grandes un lema martiano: “Es un crimen no oponer a la muerte todos los obstáculos”